— ¿Me quieres?
— (No, solo te quiero follar) Si te quiero.
Me vinieron unas ganas locas de abrazarlo, de besarlo, de tenerlo conmigo.
La Borra del café. Mario Benedetti  (via sonriendole-alavida)

(Fuente: detodocorazonjulieta, vía somethingmorethanlove01)

She lives the poetry she cannot write.
Oscar Wilde  (via lactique)

(Fuente: sunst0ne, vía tratandodeseralguien)

Tienes que aprender a salvarte a ti primero.
El caballero de la armadura oxidada (via elarboldelashistorias)

(vía quisieraregresareltiempo)

No me hallaba en ningún lugar y con ninguna persona. Hiciste mal en acostumbrarme a tenerte.
"La canción de nosotros" - Eduardo Galeano. (via viejaculturafrita)
Hoy recordé lo que se siente tener el corazón herido; lo que duele, lo que arde, y como quema todo el interior haber perdido, incluso sin haber fallado. Recordé cuanto se desea la muerte, porque parece menos doloroso a lo que se está sintiendo. Recordé cuantas lágrimas se derraman, cuantas veces los puños golpean contra en suelo, y cuantas veces se cuestiona al creador el porque de esta desgracia. Recordé lo que se siente sonreír para disimular, Y hablar sin parar para no llorar. Pero llega un momento… Uno en el cual todo cambia; un momento en el que las piezas se acomodan solas, y todas las preguntas tienen respuestas, llega un momento en que sin esperarlo tu vida recobra todo sentido, y de repente ya hay alguien robandote suspiros, provocando sonrisas y creando sueños, llega el momento donde te sientes tan amada que ya no importa nada, la vida ya te ha pagado su mala jugada.
¿Quién eres tú?, Abby Mendoza. (via iabbymendoza)

(vía la-chica-de-adamantium)

me toco en lo hondo,
(con tan solo mirarme)
me dejo en el fondo,
(con tan solo largarse)
Anoche te soñé, fue uno de esos sueños de los que no deseas despertar. Pero si lo analizo fue revivir un día de nuestra rutina, de esos días en que eras mío con sólo estirar la mano, me traicionó el subconsciente. Mi mente me grita que todavía te quiero, que esas pulsaciones de mi corazón aún son por y para ti.
Miro la taza de café que preparé cuando me dijiste que estabas de camino, no tiene buena pinta, pero sigue encima de la mesa, por si acaso..