// “” La homosexualidad es un pecado. Los homosexuales están condenados a estar en el infierno por la eternidad. Si quisieran cambiar, podrían ser sanados de su maldad. Si se alejan de la tentación, podrían ser normales otra vez si tan sólo lo intentaran e intentarlo más si es que no funciona.” Estas son todas las cosas que le dije a mi hijo Bobby cuando descubrí que era gay. Cuando me dijo que era homosexual, mi mundo se vino abajo. Hice todo lo que pude para curarlo de su enfermedad. Ocho meses atrás, mi hijo saltó de un puente y se suicidó. Lamento profundamente mi desconocimiento sobre gays y lesbianas. Veo que todo lo que me enseñaron y me dijeron fue producto del fanatismo y deshumanización. Si hubiese investigado más allá de lo que me dijeron, si tan solo hubiese escuchado a mi hjio cuando me abrió su corazón, hoy no estaría aquí con ustedes llena de culpa. Creo que dios estaba complacido con la amabilidad y el espíritu amoroso de Bobby. A los ojos de dios, la amabilidad y el amor es todo lo que importa. No sabía que cada vez que repetía la condena eterna para los gays, cada vez que me refería a Bobby como enfermo y pervertido y un peligro para nuestros hijos, su autoestima y sentido de valor estaban siendo destruidos. Y finalmente su espíritu se quebró irremediablemente. No era la voluntad de dios que Bobby se subiera a un puente de la autopista y se lanzara directamente en el camino de un camión de 18 ruedas que lo mató al instante. La muerte de Bobby fue el resultado directo de la ignorancia de sus padres y del miedo a la palabra gay. Él quería ser escritor. Sus esperanzas y sueños no le debieron ser arrebatados, pero lo fueron. Hay niños, como Bobby, sentados en sus congregaciones. Sin que ustedes lo sepan, los van a estar escuchando mientras repiten “amén” y eso pronto hará callar sus oraciones. Le oran a dios por entendimiento y aceptación y por su amor, pero su odio y el miedo e ignorancia en cuanto a la palabra gay, silenciarán esas oraciones. Así que, antes de que vuelvan a decir “amén” en sus casa y en sus iglesia, piensen. Piensen y recuerden que un niño está escuchando.” - Mary Griffith, Plegarias por Bobby.”//

(Fuente: absolutyoungvodka)

Cuando realmente alguien te quiere, no se va, no se aleja, no te olvida.
Me gusta amarte en silencio, porque tengo la esperanza de que tú también lo hagas
no me entiendo para nada, soy ruda y delicada; fría e indecisa; callada y habladora; risueña y triste; atrevida y tímida…
Como cuando tu mirada chocó con la mía y el tiempo no supo si seguir avanzando o colapsar.
Jaime Sabines (via espaciosdeamor)

(vía born-to-die11-11)

Día 96 de 365: La risa me calma, pero no quita el dolor…
Diario (6/Abril/2014)

(Fuente: nojueguesconmigo, vía sospechadetodos)

Miro la taza de café que preparé cuando me dijiste que estabas de camino, no tiene buena pinta, pero sigue encima de la mesa, por si acaso..